¿Sabes por qué la factura electrónica está en la boca de todas las empresas últimamente? Esto se debe a la Ley Crea y Crece, que tiene por objetivo facilitar el emprendimiento, luchar contra la morosidad y adaptarse a la tendencia digital.

En este post nos vamos a centrar en una de las medidas que establece para luchar contra la morosidad en las operaciones comerciales, la obligación de expedir y remitir factura electrónica en todas las relaciones comerciales a empresas y autónomos.

La morosidad es una de las causas que más incidencia tiene en la liquidez y rentabilidad de las empresas españolas, particularmente en PYMEs: Por eso, el uso obligatorio de la factura electrónica garantizará una mayor trazabilidad y control de pagos. Esta medida, además de reducir los costes de transacción y suponer un avance en la digitalización empresarial, permitirá obtener información fiable, sistemática y ágil de los plazos efectivos de pago.

¿Será obligatoria la factura electrónica en España?

Actualmente, la facturación electrónica ya es obligatoria, pero solo en 2 casos:

  1. Cuando el destinatario de la factura es una entidad pública, como:
    • Administración General del Estado, CC.AA. y Administración Local.
    • Entidades gestoras de la Seguridad Social.
    • Universidades Públicas.
    • Diputaciones Forales.

En este caso, se debe facturar en formato Facturae (XML) a través del portal General FACe o cualquiera de los portales autonómicos propios, que se pueden consultar desde el propio FACe:

  1. Cuando eres contratista o subcontratista de un Contrato de Servicio Público y presentes facturas superiores a 5.000 €.

En este caso, se debe facturar en formato Facturae (XML) a través del portal FaceB2B.

Sin embargo, la Ley Crea y Crece modifica la actual Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, añadiendo el Artículo 1 bis de «Factura electrónica entre empresas y autónomos», que introducirá la obligación para empresas y autónomos de expedir y remitir facturas electrónicas a otras empresas y autónomos.

Por lo tanto, una vez se publiquen los requisitos técnicos, todas las empresas y autónomos deberán emplear la facturación electrónica en todas sus transacciones (relaciones B2B).

¿Cuándo entrará en vigor? Plazos de adhesión

La medida se implantará en 2 fases, dependiendo de la facturación anual de la empresa/autónomo: 

  • 1ª fase: las empresas y autónomos con una facturación anual superior a 8 millones de euros tendrán la obligación de aplicar esta medida en el plazo de 1 año desde la publicación del desarrollo reglamentario.
  • 2ª fase: el resto de empresas y autónomos, es decir, con menos de 8 millones de euros de facturación anual, tendrán la obligación de aplicar esta medida en el plazo de 2 años desde la publicación del desarrollo reglamentario.

Cabe destacar que también se establece que las empresas que no cumplan con los plazos legales de esta normativa, no podrán acceder a subvenciones públicas y que el incumplimiento de este deber se considerará una infracción administrativa y se podrá sancionar con multas de hasta 10.000 euros.

¿Quieres dar el salto a la factura electrónica?

Si quieres adherirte a esta nueva ley desde ya, tenemos la solución para ti.